El tesoro perdido de los animales del bosque

```html




El tesoro perdido de los animales del bosque

El tesoro perdido de los animales del bosque

En un tiempo remoto, cuando los colosos aún caminaban sobre la tierra y el firmamento era un lienzo para sus imponentes siluetas, existía un bosque antiquísimo, repleto de vida y misterios. Entre el verdor espeso, los dinosaurios coexistían en una armonía encantada. Allí, el joven Triceratops llamado Ramón, con sus tres poderosos cuernos y su poderosa armadura, convivía con su amiga Martina, una Parasaurolophus curiosa y de dulce sonido, característica por la larga y elegante cresta que engalanaba su cabeza.

El bosque era un escenario de maravillas, y los seres que lo habitaban no podían ser menos extraordinarios. Ramón y Martina disfrutaban de un entorno donde los helechos gigantes acariciaban las nubes, y los ríos susurraban historias de tiempos pasados. Pero un rumor antiguo, transmitido de generación en generación entre murmullos y ronroneos, hablaba de un tesoro oculto, un legado del bosque que guardaba la esencia misma de la vida.

Punto de partida de nuestra aventura

La aventura comenzó un atardecer, cuando los colores del ocaso se filtraban entre las hojas. Ramón y Martina se acercaron a Sofía, una sabia y anciana Diplodocus cuya larga vida la dotaba de innumerables conocimientos. Ese día, Sofía les habló con una voz que resonaba como el viento entre las montañas:
"Criaturas del bosque, el tesoro que buscan no es una simple leyenda. Existe, y está más cerca de lo que creen. Pero solo los corazones puros y valientes podrán descubrirlo".

Los amigos no tardaron en alistar sus espíritus aventureros. Resuelto a encontrar el tesoro, Ramón golpeó suavemente el suelo con sus pesadas patas, mientras Martina dejaba escapar un canto melódico, lleno de emoción y expectativa. Sin embargo, Sofía les advirtió:
"La búsqueda no será sencilla. Habrá enigmas que descifrar y peligros que enfrentar. Deben estar unidos y ser astutos"."

Desarrollo de la trama

Los primeros rayos del sol saludaban a los aventureros cuando emprendieron la marcha. La brisa traía ecos de otros tiempos, susurrando pistas que solo los más atentos podrían descifrar. Ramón, con su piel grisácea y rugosa como la corteza de los árboles milenarios, fungía como la fortaleza del dúo, siempre dispuesto a proteger a su amiga, cuya piel verde brillaba con la luz del día.

En una de las claraboyas que conformaban el umbral al desconocido, descubrieron un extraño monolito cubierto de enredaderas. Martina, con su capacidad para los acertijos, observó las formas inscritas en la roca:
"Mira, Ramón, son símbolos ancestrales. Cada figura representa un elemento de la naturaleza. Debemos activarlos en el orden correcto", dijo con un tono lleno de fascinación.

Juntos, interpretaron los símbolos y, al presionar la silueta de un árbol gigante, la tierra tembló y ante ellos se abrió un sendero secreto. Los frondosos árboles daban paso a un túnel natural de raíces entrelazadas, iluminado tenuemente por luciérnagas danzantes. Nunca antes habían visto un camino semejante.

5/5 - (1 voto)

Lucía Quiles López

Lucía Quiles López es una escritora y cuentacuentos apasionada, graduada en Literatura Comparada, que ha dedicado gran parte de su vida a explorar diferentes formas de narrativa y poesía, lo que ha enriquecido su estilo de escritura y narración. Como cuentacuentos, ha participado en numerosos festivales locales y talleres en bibliotecas, donde su calidez y habilidad para conectar con el público la han convertido en una figura querida y respetada. Además de su trabajo como cuentacuentos, Lucía es una colaboradora habitual en revistas literarias y blogs, y actualmente está trabajando en su primer libro de cuentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir